El 40% de los exjugadores de la NFL sufre una lesión cerebral

Un estudio demuestra que numerosos jugadores retirados tienen daños cerebrales

Más del 40 % de jugadores retirados de la Liga de Fútbol Americano (NFL) presentan signos de sufrir lesiones cerebrales traumáticas, según una investigación de la Academia Americana de Neurología

Francis X. Conidi, investigador de la Universidad estatal de Florida, explica que el estudio muestra que “el ratio de lesiones cerebrales en los jugadores de la NFL es significativamente superior en los jugadores con respecto a la de la población general”. El estudio se basa en pruebas de resonancias magnéticas y exámenes a 40 jugadores retirados, en su mayoría, hace menos de 5 años de la NFL y con una media de 7 años de participación en la liga.

Los resultados del estudio muestran que el 43% de los jugadores presentaban daños en la materia blanca del cerebro, muy superiores a los de la gente de la misma edad que no ha jugado al fútbol americano. La investigación también demuestra que la mitad de los ex-jugadores tienen problemas significativos en la función ejecutiva, un 45 % en el aprendizaje o la memoria, un 42 % en la atención y concentración y un 24 % en la función espacial y perceptual.

La última conclusión que expone el estudio es que cuantos más años pasa un jugador en la NFL, más probabilidades tiene de sufrir una lesión cerebral.

La lucha de la NFL contra las lesiones cerebrales

Las contusiones cerebrales provocadas por la práctica del fútbol americano son un tema candente en Estados Unidos. La liga siempre se ha mostrado contraria a admitir una relación directa entre el deporte y las lesiones cerebrales que estaban siendo identificadas en numerosos jugadores retirados. Tras varios años de polémicas, que incluso han inspirado una película “La verdad duele” estrenada recientemente, la NFL admitió hace unos meses, y con reparos, cierta conexión.

Aunque no se quiera decir abiertamente, la liga es consciente de este problema y ha luchando en los últimos años contra esta lacra de las contusiones cerebrales. Se han cambiado varias normas para intentar evitar las situaciones de mayor peligro de lesión y se ha perseguido y castigado con insistencia todas las acciones que acaban con golpes en la cabeza.

Y más allá de preservar la salud de los atletas, la NFL también quiere ahorrarse el pago de millonarias indemnizaciones a los jugadores retirados que sufren estos daños cerebrales.

Son varios jugadores que han renunciado a muchos millones y se han retirado por miedo a las secuelas que les podría dejar el deporte. Chris Borland fue uno de los casos que más revuelo generó, ya que se jubiló a los 24 años alegando que deseaba “tener una larga vida, sin daños cerebrales ni una muerte prematura”. A.J. Tarpley, de los Bills, puso fin a su prometedora carrera esta temporada con solo 23 años tras haber sufrido cuatro contusiones cerebrales, las dos últimas durante la pasada temporada.

Tras este estudio, la NFL está ahora bajo mucha presión para solucionar un problema que tiene que ver con la propia naturaleza del deporte, ya que es muy difícil reducir los golpes en un deporte tan físico como el fútbol americano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*